¿Un Internet verde? El coste del carbono y el impacto medioambiental de los centros de datos

Gráfico de almacenamiento en la nube ecológico.

Sabías que los centros de datos están por todas partes? De verdad. Están por todas partes. Aunque no los veas, hay millones de centros de datos repartidos por todo el mundo: en grandes ciudades, en pueblos pequeños, en desiertos, en el Ártico, bajo tierra y bajo el agua. Los centros de datos hacen posible Internet, y cada pequeño clic y función en la web requiere la potencia de procesamiento que proporciona un centro de datos.

Todo este cálculo y procesamiento requiere grandes cantidades de electricidad. Lo que nos lleva a preguntarnos hasta qué punto los centros de datos son perjudiciales para el medio ambiente. ¿Y hay algo que podamos hacer para reducir la huella de carbono de Internet?

El coste del carbono de Internet

En total, los centros de datos consumen más del 2% de la electricidad mundial y emiten aproximadamente tanto CO2 como la industria aérea. Y como el tráfico mundial de datos se duplica cada cuatro años, se prevé que ese coste aumente rápidamente.

La mayoría de las predicciones prevén que el consumo de energía de los centros de datos representará el 3,2% del total de las emisiones de carbono a nivel mundial en 2025. Es posible que Internet y sus numerosos centros de datos consuman algún día hasta una quinta parte de toda la electricidad mundial.

En 2040, el almacenamiento de datos digitales creará alrededor del 14% de las emisiones mundiales. Para poner esta cifra en perspectiva, se trata de la misma proporción que representan los Estados Unidos de América en la actualidad.

Internxt es una nube de almacenamiento segura y basada en cifrado

¿Cuánta energía consumen realmente los centros de datos?

Los procesadores de los centros de datos más extensos pueden consumir tanta energía como la que puede suministrar una gran central eléctrica, produciendo alrededor de 1.000 megavatios. ¡Eso es suficiente energía para abastecer a una ciudad de 1 millón de habitantes!

Según la Agencia Internacional de la Energía, sólo la minería de Bitcoin consume más energía que muchos países, por ejemplo, Austria o Colombia. Por suerte, la minería de criptomonedas está en declive, pero sólo representa una parte del pastel del consumo de energía en línea.

Toda esta electricidad necesaria para que los servidores funcionen también genera calor, y el calor no es adecuado para los ordenadores que componen un centro de datos. Además de la energía necesaria para el funcionamiento de los equipos informáticos, también hay que utilizarla para refrigerar las instalaciones. Esto suele costar más en términos de energía y emisiones de carbono que las propias máquinas de procesamiento.

Para que un centro de datos funcione, tiene que haber sido construido en un país con un clima naturalmente frío, como Islandia o Finlandia, países con bajo impacto ambiental. O debe estar alojado en un entorno de temperatura controlada que debe mantenerse las 24 horas del día. Básicamente, el aire acondicionado debe funcionar a plena potencia en todo momento. Algo menos de la mitad de la energía total que consumen los centros de datos se destina a la refrigeración de los equipos informáticos.

Eficiencia, ecología y auge de las energías renovables

Hay dos puntos de ataque significativos para frenar el uso de energía en los centros de datos: uno es cambiar los centros a energías renovables u otras fuentes de energía bajas en carbono, y dos es aumentar su eficiencia energética e informática.

Añadir energía renovable a la mezcla puede ayudar a reducir las emisiones totales de un centro de datos hasta en un 98% cuando se combina con otras estrategias, especialmente las centradas en aumentar la eficiencia informática. Aunque el uso de energías renovables es esencial y necesario, el aumento de la eficiencia de las tecnologías existentes será mucho más importante para reducir las emisiones de los centros de datos.

Los procesadores de la mayoría de las granjas de servidores realizan cálculos a sólo un 3% o 5% de su capacidad máxima. Según los investigadores del Centro Steyer-Taylor de Política Energética y Finanzas de Stanford, el aumento de la eficiencia a través de la virtualización de servidores, la consolidación y la mejora del software puede aumentar la utilización a más del 30% y a veces hasta el 80%.

Google y otras empresas tecnológicas están experimentando con el traslado de sus centros de datos y tecnología a lugares con climas más frescos. Al hacerlo, estos centros eliminan gran parte de la necesidad de refrigeración artificial, limitando el consumo total de energía y reduciendo las emisiones del lugar.

Otro enfoque que adoptan algunos actores del sector, como Microsoft, es crear proyectos de compensación de carbono, como la inversión en bosques para absorber el exceso de CO2 de sus emisiones continuas. La idea que subyace a estas iniciativas es que la empresa elimina más carbono del que crea y, por tanto, es un beneficio neto para la Tierra, independientemente del uso de la energía y las emisiones.

Sin embargo, ahora que los países responden a la preocupación por la privacidad de los usuarios y aprueban leyes que exigen que los datos de los ciudadanos se almacenen en servidores nacionales, elegir climas más fríos fuera de estas fronteras ya no es una opción viable. Además, los proyectos de compensación de emisiones de carbono no contribuyen a solucionar nada más que a trasladar la culpa y la responsabilidad.

El impacto medioambiental de la web

El impacto ambiental causado por los centros de datos no se limita al consumo eléctrico: los refrigerantes peligrosos, los generadores diesel y las baterías de metales duros también suponen un riesgo. Pero si se tiene en cuenta todo, puede que Internet no sea el villano climático que a menudo se presenta.

A menudo se subestima la eficiencia de los ordenadores y se exagera el impacto ambiental de los centros de datos en todo el mundo. Aunque su uso de energía es enorme, en relación con todo el mundo, los centros de datos sólo consumen alrededor del 1,5% de toda la electricidad y son responsables de sólo el 0,5% de las emisiones totales de carbono.

Es importante señalar que Internet también está contribuyendo a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que promueve la distribución masiva de bienes por vía digital. Cosas que antes se entregaban físicamente, como los libros, la música, las publicaciones y el correo, ahora se hacen en línea, y requieren una fracción de la energía que antes necesitaban para producirse. Piensa en todo el papel y los árboles que se han ahorrado.

Internxt es una nube de almacenamiento segura y basada en cifrado

El futuro impacto climático de Internet

Siendo realistas, en los próximos años se disparará el tráfico web y las necesidades energéticas de Internet. Gran parte del mundo sigue moviéndose en línea. Pero en lugar de que las emisiones de carbono se disparen con el aumento de la demanda, es probable que veamos cómo aumenta la eficiencia junto con el uso, y esperemos que disminuya el impacto ambiental.

¿La mejor apuesta? El uso total de Internet y de los centros de datos se mantendrá más o menos en los mismos niveles actuales, ya que la eficiencia y las energías renovables anularán el aumento de la actividad en la red. En última instancia, nadie sabe hacia dónde se dirige la humanidad. Dicho esto, no está de más elegir empresas y servicios que pongan la sostenibilidad, la privacidad y la humanidad al frente de su negocio, como por ejemplo hacemos en Internxt.

El almacenamiento en la nube está aquí para quedarse, Internet también, y los humanos también. La forma en que equilibremos nuestras necesidades y las de nuestro entorno determinará lo próspero (o desastroso) que será nuestro futuro tecnocéntrico. Hay que ser optimista. Puede que Internet sea uno de los muchos problemas que causan el cambio climático, pero sin duda es una de nuestras mejores herramientas para solucionarlo.